Instrumentación Metodológica sobre el uso de narrativas.

Autoras: Dra .Cecilia R.Satriano / Dra. Valéria Marques de Oliveira
Cecilia Satriano: Dra. en Psicología- Investigadora del CIUR. UNR. Profesora de Seminario de Pre-grado de la Facultad de Psicología de la UNR.
Valéria Marques de Oliveira: Doctora, Pos Doctora e Investigadora en Educación Superior. Universidad Federal Rural de Río de Janeiro – Brasil.

Conceptos Operacionales en la Investigación

Se debe tener en cuenta que toda investigación, ya sea científica o no, comienza con el tratamiento de algún problema, es decir, reside en encontrar, enunciar y trabajar con determinados problemas.

Se denomina ciencia a un ámbito de creación, elaboración y refinamiento de los medios, instrumentos y procedimientos; y cuyas finalidades es intervenir sobre una realidad determinada. Pero también es producto de una modalidad de pensamiento y construcción de ideas, que determinan el conocimiento científico.

Según Carlos Borsotti, "...investigar es un proceso por el cual se intenta dar respuesta a problemas científicos mediante procedimientos sistemáticos, que incluyen la producción de información válida y confiable."[1]

Rolando García plantea que: “la investigación es un proceso de construcción de conocimiento: de esta manera construimos el constructivismo, y en el proceso de su construcción se pone en evidencia su sentido” [2].

Todo trabajo de investigación se inscribe en una posición epistemológica (o paradigma), porque implica no sólo una postura teórica, sino también un aspecto ideológico y político. En líneas generales, investigar es tratar de encontrar una respuesta a la pregunta que nos planteamos.

El vocablo problema denota una dificultad que necesita para ser resuelta de un proceso de investigación (empírica o conceptual), y los instrumentos metodológicos elegidos, allanan ese camino. Se destaca esto porque el problema de una investigación es el objeto de la investigación y se define a partir de la problemática teórica que se aborda. La interacción entre el nivel epistemológico y teórico es lo que produce la construcción del objeto. Por eso, un ámbito científico no se define ni por los métodos ni los objetos, sino por su acercamiento teórico de los fenómenos que estudia y las explicaciones que propone.

Por esto el marco teórico está formado por los elementos que explican la teoría que adhiere el investigador y los conceptos centrados en el problema. La teoría proveería los conceptos, desde los cuales se  organiza la producción de conocimientos. Por lo tanto, es inseparable la relación entre objetos, teoría y método.

Las ideas o sistema de ideas que tenga el investigador se plantea en el diseño de la investigación, que permite definir los objetos y los instrumentales requeridos para su abordaje.De acuerdo a los problemas de investigación es que se deben orientar las perspectivas teóricas y las estrategias metodológicas.

El término metodología designa el modo en que enfocamos los problemas, intentando obtener respuestas. De la perspectiva teórica depende lo que estudia la metodología cualitativa, el modo en que lo estudia y la interpretación de lo estudiado.

El proceso metodológico es el conjunto de procedimientos que permiten la confrontación entre el material teórico conceptual y el material empírico,  posibilitando la construcción del dato científico. Por eso existen lógicas que son aplicables a la hora de decidir los objetivos de la investigación y que se reflejan en el diseño.

Las técnicas instrumentales están subordinadas a la posición teórica en el  proceso de construcción de los datos.

Los problemas epistemológicos envuelven dos líneas sobresalientes y que son  visiones metodológicas importantes desde donde se construye el soporte de la indagación: cualitativa y cuantitativa. Tanto los denominados métodos cualitativos como los cuantitativos deben usarse apropiadamente con cualquier paradigma de investigación.

Desde estas perspectivas se suelen tomar decisiones cruciales, las cuales debe ser coherentes con las lógicas elegidas; y las técnicas de construcción y análisis de la información. Por esta razón, es necesario establecer una aclaración conceptual para unir la teoría y las definiciones operacionales, porque la construcción de los datos son realizados en base a los procedimientos prácticos.

Para esto y como cualquier construcción metodológica, es necesario definir las categorías, los instrumentos y los conceptos con los que se van a montar el tema de investigación. La importancia de los conceptos es que recortan, seleccionan y construyen una realidad; y los métodos marcan el camino para conformar el proceso de trabajo que genera un conocimiento. Estos conceptos ordenadores tienen como aplicación la búsqueda de relaciones posibles, que permitirían una primera aproximación al universo empírico del problema que se investiga.

La articulación de los conceptos  ordenadores posibilita la construcción de los indicadores empíricos, para establecer las relaciones entre los mismos. Por lo tanto, su función es de mediación entre otros conceptos y posibilitan la operacionalidad para aproximarse a la reconstrucción de la realidad que se investiga.

La definición de los términos instrumentales facilita la operatividad al focalizar la atención sobre las categorías de análisis (o variables), que conforman y definen el problema. Responde al cómo lo voy a hacer. De su formulación se debe desprender una solución y la factibilidad de la propuesta de acción.El análisis de la información obtenida se hará en diferentes planos de complejidad, en una estrategia de decodificación que incluya los aspectos históricos del fenómeno.

Lógicas Cualitativas

La formulación de un problema es un proceso central en la investigación y se convierte en una guía en la formulación de eventuales hipótesis. Por eso, tanto la refutación como la demostración de la misma dependen de un análisis cuantitativo, en el caso de la primera y del análisis cualitativo para la segunda.Si se asegura que los hechos que se abordan configuran una realidad determinada, se tratará de descubrirlos.Por el contrario, la comprensión de un acontecimiento se hará por la vía de la interpretación, intentando capta el significado del mismo. Esta variación depende de los principios del proceder científico y los objetivos asignados al conocimiento. Es decir, si se trata de una investigación que busca la explicación o la comprensión de un fenómeno.

Una de las cuestiones que giran en torno al debate es la diferencia en cuanto al objetivo metodológico. El cuantitativo persigue una explicación causal de los hechos, mientras que la cualitativa predice una comprensión estructural. La intervención cuantitativa se rige por una estrategia lineal, capaz de ser mensurable; el otro mantiene un criterio discontinuo y formal.

Las estrategias a utilizar en una investigación dependen del diseño; es decir que las actuaciones son las que van a diferenciar una u otra metodología.

En una investigación cuantitativa los procedimientos se separan por etapas, concatenadas por pasos lógicos que orientan la indagación. Este enfoque privilegia el primer movimiento, el inicio porque es el que determinará  el desarrollo de todo el estudio. Es un recurso cronológico que posibilita que el investigador siga un orden, previsto en el mismo diseño. A la vez, permite que las tareas se acomoden a una jerarquía de prioridades.

Ambas sirven para establecer evaluaciones en distintos tipos de estudios, pero la elección de un método u otro va a estar determinado por el objetivo que se propone el investigador.

Algunos autores consideran que la brecha entre los dos enfoques metodológicos no es tal. En el caso de los cualitativitas, sus procedimientos no quedan totalmente distanciados de los cuantitativitas, en tanto que ambos suponen un reduccionismo que lleva a una “ilusión descriptiva” (Dávila, 1994)[3].

En el caso del enfoque cualitativo se observa una estrecha dependencia con la teoría del referente, porque plantea que los actos del habla no pueden cumplirse sin la comprensión del otro. El acento está puesto en el lenguaje y determinado por el desciframiento de las estructuras simbólicas y las representaciones. La diferencia entre ambas metodologías es que la cuantitativa estudia la asociación o relación entre variables cuantificadas. Esa correlación entre variables permite la inferencia causal.

La perspectiva cualitativa lo realiza en contextos estructurales y situacionales, intentando identificar la naturaleza profunda de las realidades.

Existe un mito sobre la correspondencia paradigma – método, en donde los atributos cuantitativos guardan una reciprocidad con los métodos cuantitativos y; las propiedades del cualitativo con el método cualitativo.

Cook y Reichardt opinan que corresponder paradigma y método constituye un error, porque promueve la incompatibilidad entre ambos; y fuerza al investigador a elegir entre paradigmas.Plantean que los paradigmas no constituyen el determinante único de la elección de los métodos, sino que la elección de un método depende del problema y los objetivos implícitos en el diseño (1986)[4].

Es frecuente homologar la perspectiva positivista con los métodos cuantitativos, y el paradigma fenomenológico a los procedimientos cualitativos.

Jesús Ibáñez plantea que intentar caracterizar numéricamente un hecho, a los procedimientos cuantitativos no implica obtener la objetividad. Contrariamente a lo que se piensa, la objetividad no está dada por el tipo de herramienta con la cual se proceda, sino por la forma de empleo del indicador. Por esa razón, no existe un fundamento válido y que dé razón para que se considere que la subjetividad sea exclusiva de un método cualitativo (Ibáñez, 1986)[5].

En la práctica es habitual encontrar un nexo entre paradigma y método, pero eso no es una norma. Los impulsores de la Grounded Theory dicen que cada procedimiento está determinado no por el paradigma sino por la función que cumplan en una investigación. La finalidad es construir teoría a través de los procedimientos, por eso esta modalidad implica la formulación de interpretaciones teóricas (de los datos), para desarrollar estrategias de acción.

Cada método se caracteriza por reglas de evidencia y de comprobación, por lo tanto estos atributos no son exclusivos de los métodos cuantitativos. Tanto la descripción como la inferencia son compartidas por ambas perspectivas.

Estructuras Narrativas:

Historias o relatos de vida

Los investigadores han intentado tomar formalmente la idea de que la gente estructura su experiencia a través de estas historias, relatos y narraciones (Denzin y Lincoln, 2003)[6] (Bruner, 1997)[7].

Estas perspectivas analíticas han destacado a la palabra como un elemento reflexivo en la actividad simbólica. La modalidad narrativa construye múltiples identidades al estar conformada por un repertorio de historias nutridas, en algunos casos por la propia experiencia y que se evidencia a través de los relatos. Estos contienen diversas  proyecciones de las personas, sus expectativas y recuerdos (Somers, 1994)[8].

Las construcciones de la identidad, del yo y del otro son aspectos elaborados a través de las narrativas, y conforman la acción social porque poseen una dimensión pragmática y se producen en el marco de la relación comunicativa. Por eso algunos autores dividen los funcionamientos de las narrativas ligadas a la acción (tramado argumentativo) o relacionadas con la elaboración de una historia (representación de los hechos)[9].

En este aspecto, la noción misma de narración implica un carácter polisémico, como asimismo tratamientos divergentes y hasta contrapuestos. Trascendió el ámbito de la lingüística y lo discursivo, la hermenéutica y la crítica literaria.Tiene una focalización sobre la dimensión simbólica de lo social como construcción de  significados;  y esto la diferencia de las concepciones lineales.

Desde la perspectiva de los investigadores sociales cualitativos han aumentado el interés por las indagaciones narrativas porque es “la única forma lingüística adecuada para mostrar la existencia humana como acción contextualizada” (Polkinghorne, 1995)[10].

Desde el punto de vista más clínico, el estudio narrativo es un área sustantiva para el análisis de las experiencias de vida y la identidad relacionada con los grupos sociales, las situaciones y los acontecimientos.

Por esta razón se considera que proporcionan una estructura para nuestro sentido del yo y la identidad, la cual se manifiesta al establecer los relatos de vidas que crean una identidad narrativa. El objeto del relato es el mismo saber individual de quien narra.

Desde un sentido amplio, la narrativa se presenta como una de las modalidades para contar las experiencias vividas; y permite recordar, construir o reconstruir una historia para exponer a otros.

Por lo tanto, su utilización puede servir para su construcción como método de investigación, al considerarse un modo de relatar las experiencias de forma reflexiva, como una retroalimentación de los aprendizajes, sensaciones e ideas.

Existe una diferencia entre el relato que es producto del acto del sujeto enunciante, conforma lo expresado y puede ser pensado como la síntesis y articulación significante que abarca distintos tiempos del sujeto. Debe tener una continuidad en el tiempo, manteniendo una coherencia; además de un argumento sólido y válido. En el argumento se reviven hechos importantes del pasado, aunque permite pensar el presente y construir el futuro.

En cambio, la narración es del orden de la enunciación o expresión.Frank plantea que el relato se refiere a las historias reales que la gente cuenta, mientras que la narración o la narrativa se refieren a las estructuras que subyacen a las historias (1995)[11].

Sin embargo, se puede objetar que es difícil hablar de historias reales de otras subyacentes porque en definitiva se tratan de los aspectos subjetivos; es decir inherentes al sujeto. Las historias están insertas en las prácticas narrativas. Sean denominadas historias de vida, biografías y autobiografías y permiten narrar vivencias, acontecimientos, momentos particulares y significativos que forman parte de la vida de una persona.

La narración y la Inventigación

Entonces, el término narrativa puede crear confusión ya que engloba tanto el fenómeno como el método de investigación. Connelly y Clandinin (1995) le confieren un triple sentido:

1- como fenómeno (producto hablado);

2- como método (forma de reconstruir y analizar) y

3- como uso con diferentes fines (ejemplo educación moral)[12].

1-Narrativa como fenómeno que se investiga (narrativa como producto o resultado escrito o hablado).

2. Narrativa como método de la investigación (investigación narrativa como forma de construir/analizar los fenómenos narrativos). Mantiene una epistemología representacional y condicionan los conceptos con que construimos el mundo, la forma como percibimos y organizamos la experiencia.

3. Narrativa como uso que se puede hacer de la narrativa con diferentes fines. Supone tanto la estructura como el método de recapitulación de experiencias.

La investigación narrativaes una perspectiva de investigación que amplía las formas de investigación cualitativa, y puede incluir algunas estrategias metodológicas, fuentes de recogida de datos y formas de análisis.

Desde el punto de vista metodológico, la investigación narrativa es un proceso de recogida de información a través de los relatos que cuentan las personas sobre sus vidas y las vidas de otros. Las fuentes de construcción de los relatos son las entrevistas, las cartas, las autobiografías y las historias orales. Este tipo de indagación hace referencia a dos posiciones básicas en el análisis de las narraciones. Estas posiciones son:

a)      la del analista de relatos que realiza un análisis de la narración y piensa sobre los relatos,

b)      la del relator de historias que realiza un análisis narrativo y piensa con los relatos (Atkinson, 1997; Bochner, 2001; Polkinghorne, 1995; Smith &Sparkes, 2006).

a)-La posición que piensa sobre los relatos hace referencia a los investigadores que toman las historias o relatos como hechos sociales. Construyen los datos para un análisis riguroso y sistemático; mediante el uso de procedimientos, técnicas y estrategias analíticas. Dicho de otra manera, se realiza un análisis de las narraciones con el propósito de explorar ciertas características de contenido o estructura de los relatos.

Como consecuencia, se generan teorizaciones sobre alguna perspectiva sociológica, psicológica o de otra disciplina académica.

Desde este punto de vista, la implicación del investigador en el proceso de análisis se realiza pensando sobre las historias. Este adopta una postura estrictamente metodológica porque entiende el análisis, sólo desde una perspectiva técnica. Por eso, reduce los contenidos y los desagrega con la idea de obtener patrones, categorías o temas.

b)-La segunda posición es la del relator de historias: este revela un tipo de investigación y análisis en el que el producto es el propio relato. El énfasis está puesto en las técnicas narrativas. Desde este punto de vista, las historias son la unidad de análisis y que sirven para interpretar y dar sentido al mundo.El investigador participa del momento en que se está contando la historia, por lo tanto forma parte del proceso. Esto implica pensar con los relatos y no sobre ellos, así como una implicación desde dentro y no un análisis desde fuera.

Perspectiva Cualitativa Aplicada a la Narrativa

La perspectiva cualitativa produjo una serie de cambios desde diferentes puntos de vista: teórico, ideológico y sustantivo. Pero por sobre todo, esta modalidad significó recobrar la subjetividad de las relaciones que operan en los procesos de investigación, las cuales habían sido dejada de lado con el auge del cuantitativismo.

Alfonso Ortí señala que “desde el punto de vista de la confrontación metodológica, la especificación de la dimensión cualitativa en la investigación social, entraña el reconocimiento del papel estructurante de la interacción personal/grupal de las mediaciones simbólicas de la vida social, en cuanto estructuras significantes con una autonomía relativa. Lo que igualmente supone el paso del campo abstracto de la lógica analítica cuantitativa de la productividad (hay/no hay) a la lógica (integradora) cualitativa de lo simbólico” (1994)[13].

Taylor y Bogdan dicen que la investigación cualitativa “es aquella que produce datos descriptivos ricos: las propias palabras de las personas, habladas o escritas, y la conducta observable”(1988)[14].

Una de las características relevantes es que trabaja principalmente con palabras. Los procedimientos cualitativos están determinados por el objetivo final. Las premisas o las hipótesis con las que cuentan el investigador, no son dejadas de lado pero tampoco determinan el progreso de un estudio. Lo que verdaderamente interesa es encontrar un sentido al problema, por eso se trabaja en base a los discursos, las narrativas, lo que está expresado a través de las palabras, dejando de lado la verificación de la hipótesis.

En los procedimientos cualitativos se articulan dos tipos de contextos:

1-situacional y

2-conversacional.

La función del investigador es articular ambos contextos, imprimiéndoles un significado a la información. Por eso es importante el lugar que ocupa el investigador puesto que se convierte en un instrumento para la construcción de los datos.

En la investigación de este tipo se estudian pocas personas, pero lo que importa es la riqueza de información obtenida a través de la modalidad de construcción de los datos y la variedad de sus fuentes.

Una de las características del enfoque cualitativo es su versatilidad de adecuación a diversos procedimientos, posibilitando la incorporación de distintos instrumentos,  para estudiar múltiples campos y escenarios sociales. (Mills, 1959)[15].

Francisco Noya Miranda distingue estas dos lógicas, planteando sus diferencias en cuanto el objeto y el método, destacando tres características:[16]

1-Aborda el estudio de la construcción de la realidad elaborada por los individuos es sus actos de habla, tanto individuales como colectivos; y las prácticas discursivas.

2-Es metodológicamente reflexiva porque es el principio de inclusión del investigador en la observación, y la conciencia de que lo observado lo construye un observador, una especie de principio de indeterminación, tal como lo exponen algunos investigadores sociales cualitativos.

3- Se define por la  reflexividad del contexto, lo que significa que los actores han sentido a sus acciones en las mismas situaciones y contextos concretos, y reconstruyen ese sentido en las categorías de investigación (1994).

Herbert Blumer decía que “tratar de aprehender el proceso interpretativo permaneciendo distanciado como un denominado observador “objetivo” y rechazando el rol de unidad actuante, equivale a arriesgarse al peor tipo de subjetivismo: en el proceso de interpretación es probable que el observador objetivo llene con sus propias conjeturas lo que le falte en la aprehensión del proceso, tal como se da en la experiencia de la unidad actuante que lo emplea”(1969)[17].

El protagonismo del investigador permite el ajuste de los datos, porque es él quien participa directamente en la construcción y análisis de la información. Por eso la construcción de los datos es un proceso selectivo y depende de las preguntas que se haga el investigador.

En el análisis cualitativo no existe una identificación entre la unidad de análisis y la unidad de recolección, como sucede en los análisis cuantitativos con la matriz de datos.

Una investigación cualitativa no invalida la apelación de recursos de tipo cuantitativos. En tal caso, se requiere de un cuidado especial para trabajar en la convergencia de ambos métodos. Para esto es necesario que los interrogantes surgidos en torno al problema que se indaga, sean claros en cuanto a la utilización de ambos recursos.

La investigación cualitativa es cualquier tipo de indagación, cuyo análisis se obtengan resultados cualitativos. No interesa entonces, que los datos sean cuantitativos, sino que el nivel de interpretación sea cualitativo. Es un procedimiento analítico, no matemático, que produce hallazgos derivados de los datos reunidos por una variedad de medios (Strauss, 1990)[18].Lo más importante en la elección de las estrategias, está siempre determinado por el planteo del problema de investigación.

El método de construcción de la narrativa es un instrumento importante para la investigación cualitativa porque revaloriza las palabras. Es adecuado para comprender los significados con el que las personas componen el mundo.

Como en cualquier investigación, los propósitos y objetivos son los que guían el análisis, pero en el caso de las cualitativas existen distintas indagaciones.

Los propósitos para su empleo pueden ser diversos: clasificar o ilustrar hallazgos cuantitativos, desarrollar políticas, construir instrumentos de investigación, evaluar programas y guiar las prácticas profesionales, tanto con fines  científicos como para el desarrollo del conocimiento básico.

Desde el punto de vista metodológico el análisis narrativo conllevará un proceso que se inicia con la recogida o construcción de datos (auto) biográficos, obtenido mediante un diálogo interactivo en el que se presenta el curso de una vida individual.

 Referencias bibliográficas

Bolivar, A. y otros. (1998): La investigación biográfico-narrativa en educación. Guía para indagar en el campo. Granada, FORCE

Bolívar, A. (2001). La investigación biográfico narrativa en educación. Madrid: Muralla.

Bolívar, A. (2006). La investigación biográfica y narrativa en Latinoamérica: campos de desarrollo y estado actual. ForumQualitative Social Research. 4 (7).

Bourdieu, P. (1986). L´ilusionbiographique. Actes de la recherche en sciences sociales. Aerticules 1, vol. 62-63. Paris.

Bruner, Jerome (1997), “La construcción narrativa de la realidad”, en Bruner, J., La educación, puerta de la cultura. Madrid: Visor.

Bruner Jerome (2003), La fábrica de historias. Derecho, literatura, vida. México: Fondo de Cultura Económica.

Coffey, A. y Atkinson, P., (2003). "Capítulo 1: Variedad de datos y variedad de análisis y Capítulo 2: Los conceptos y la codificación". En Encontrar el sentido a los datos cualitativos, Colombia: Universidad Nacional de Antioquia.

Cook y Reichardt (1986). Hacia una superación del enfrentamiento entre los métodos cualitativos y los cuantitativos, en Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación evaluativa. Editorial Morata, Madrid

De Villers, G. (1999).La historia de vida como método clínico. Proposiciones.Vol. 29. Argentina.

Eakin, (1999).How lives become stories. Making selves. Londres: Cornell University Press. Frank, A. (1995). The wounded storyteller. Chicago, EstadosUnidos: The university of Chicago press.

Ibáñez, J. (1992). El debate metodológico. En: Las Ciencias Sociales en España. UCM, Madrid.

Ruiz Olabuénaga, J., (1996). Metodología de la investigación cualitativa, Bilbao: Universidad de Deusto.

Sabino, C.A. (1986). El proceso de investigación. Editorial Panapo, Caracas.

Saltalamacchia, H. Historia de vida. Ediciones CIJUP. Puerto Rico. 1992.

Satriano, C. (2000). “Importancia del Análisis Textual como herramienta para el Análisis del Discurso.  Aplicación en una investigación”. Revista: Cinta de Moebio Nro. 9. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile. http://rehue.csociales.uchile.cl/publicaciones/moebio/09/index.htm

Zemelman, H. Razones para un debate epistemológico. En: Método y teoría del conocimiento. Un debate. Revista Mexicana de Sociología. Año XLIX, vol. XLIX, enero marzo. México. 1987.

 


[1]Borsotti, C. y otros: La situación problemática. El problema de investigación. (Fichas de trabajo de la Universidad de Luján.)

[2] García, R. (1997). La epistemología genética y la ciencia contemporánea, Gedisa. Barcelona.

[3] Dávila, A. (1994). Las perspectivas metodológicas cualitativas y cuantitativas en las ciencias sociales. Debate teórico e implicaciones praxeológicas. En: Métodos y técnicas cualitativas en  en investigación en ciencias sociales. Delgado y Gutiérrez editores, Madrid.

[4]Cook, T.D. y Reichardt, CH. Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación evaluativa. Morata. Madrid.

[5] Ibáñez, J.(1986). Perspectivas de la investigación social: el diseño de la perspectiva estructural. García Ferrando (Comp.). El análisis de la realidad social: Métodos y técnicas de investigación social. Alianza, Madrid.

[6] Denzin, N. y Lincoln, Y. (2003). The landscape of qualitative research.Theories and issues. Sage, London.

[7] Bruner  vinculó  que los actos de significado se dan en y a través de la acción, de la acción compartida o la interacción. El significado surge entre las personas, por lo tanto es la conexión entre el significado y acción., a través de los instrumentos simbólicos, con fines comunicativos permitiendo la entrada a la cultura y al lenguaje. La narración es lo que posibilita esta vinculación. El origen social de los sistemas simbólicos a través de su uso en un contexto comunicativo es la entrada en la cultura y el lenguaje.

[8]Somers, M.(1994). Thenarrativeconstitutiononidentity. A relational and network approach.En The sport society, (23), 635-649.

[9]Cabruja, T.,Iñiguez, L.y Vázquez, F.(2000). Cómo construimos el mundo: relativismo, espacios de relación y narratividad. Análisi25, 61-94.

[10]Polkinghorne, D. (1995) Narrative configuration in qualitative analysis.International Journal of Qualitative Studies in Education.Volume 8Issue 1, USA.

[11]Frank, A. (2002). Why study people's stories? The dialogical ethics of narrative analysis.International Journal of Qualitative Methods, 1 (1), Article 6. Retrieved DATE from http://www.ualberta.ca/~ijqm/

[12]Connelly y Clandinin (1995): "Relatos de experiencias e investigación narrativa", en LARROSA, y otros: Déjame que te cuente. Ensayos sobre narrativa y educación. Barcelona, Laertes,

[13]Ortí, A.(1994).La confrontación de modelos y niveles epistemológicos en la génesis e historia de la investigación social. En: Métodos y técnica cualitativos de investigación en Ciencias Sociales. Editores Juan Manuel Delgado y Juan Gutiérrez.  Madrid.

[14] Taylor, S. y Bogdan, R. (1988).Introducción a los métodos cualitativos. Paidós. México.

[15] Mills, C. (1959). La imaginación sociológica. Fondo de Cultura económica. México.

[16]oya Miranda, F. (1994). Metodología, contexto y reflexividad. Una perspectivas constructivista y contextualista sobre la relación cualitativo cuantitativo en la investigación social. En: Métodos y técnicas cualitativas en investigación en Ciencias Sociales. Delgado y Gutiérrez editores. Madrid.

[17]Blumer, H. (1969). Symbolic Interactionism: Perspective and Method, Englewood Cliffs, Pretice Hall, New Jersey.

[18]Strauss A., Corbin J., 1990, Basics of Qualitative Research, London: Sage.

Descargar PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image Refrescar

*